martes, 2 de octubre de 2007

Expectativas inalcanzables

Cuando desde un partido político se establecen unos objetivos o unas expectativas electorales, a sabiendas, inciertas, imposibles o inalcanzables, se comete un error estratégico que suele provocar serias consecuencias en el seno del mismo partido. Consecuencias que van desde un desgaste irreversible de sus dirigentes, pasando por una pérdida progresiva de la confianza ciudadana en el proyecto político que se representa.

Me comentaban que esto es algo similar, por poner un ejemplo, como si a la directiva del Real Valladolid Club de Fútbol se le ocurriera hacer creer a sus aficionados que el objetivo del Club esta temporada es alcanzar el campeonato de liga. Y aunque tengan todo el derecho del mundo hacerlo, saben que es materialmente imposible conseguirlo. El problema se produce, cuando reciben una goleada, en casa, del Valencia, del Madrid, del Barça o incluso del Getafe y acaben produciendo un desánimo vital entre su afición, así como una pérdida de confianza con el entrenador y su directiva. Al final, muy probablemente, acaben en segunda división.

Los partidos políticos minoritarios, suelen incurrir con mayor asiduidad en estos casos. Cuando afrontan sus campañas electorales hacen creer a su electorado que pueden alcanzar los máximos puestos de representación institucional. Ellos, saben que este objetivo es inalcanzable y no sólo lo establecen, sino que lo transmiten insistentemente en sus mensajes electorales.

Después, cuando llega la noche electoral y se abren las urnas se produce una descompresión traumática hacia la realidad. En las sedes de estos partidos vuelven las caras largas, las lágrimas, los “propósitos de enmienda y dolor de los pecados”, los fracasos personales, así como las peligrosas reflexiones de una noche de derrota y dolor. Siempre estos despertares suelen tener, muy malas “resacas”, incluso algunos, los más atrevidos, suelen encender el ventilador de las responsabilidades, buscando en otros lugares, materiales o inmateriales, el origen de sus propios errores estratégicos electorales.

Estas reflexiones, realizadas durante la dura noche electoral, son las que impiden, habitualmente, poder abordar después procesos tranquilos y coherentes de constitución de las instituciones y de gobiernos que deberán conducirnos hasta las próximas citas electorales.

Todo esto, acaba generando, como he apuntado, graves consecuencias; por una lado, una importante crisis interna de liderazgo, así como un desánimo entre el propio electorado y una perdida progresiva de simpatía electoral por la opción política representada, al que se le había asimilada unos mensajes y unas expectativas, a sabiendas, inalcanzables.

Resumiendo, hay que evitar la “auto-mentira”, o dicho de otra manera, hay que evitar establecerse metas que sabemos, con total seguridad, no vamos a poder conseguir. No porque no se deseen en lo personal, ni porque no puedan ser justas. Hay que hacerlo, por lo menos, por tu propia afición, a no ser que quieras seguir perdiéndola, o mejor dicho, perderla del todo.
Bueno, esto se lo dedico a quien le pueda servir y, sobre todo, que nadie se me enfade, es que yo simplemente, lo veo así.

6 comentarios:

Suso Martinez dijo...

Tal vez el problema radique en que la legislación actual permite a los partidos minoritarios acceder a los más altos puestos de responsabilidad.

No es aceptable que, después de haberse abierto las urnas, partidos que cuentan con un escaso 7% de los votos opten a las alcaldías.

Yo entiendo que todos presentan a sus candidatos a alcalde/sa, pero después, aquellos que no han tenido un apoyo mayoritario deberían aspirar a influir en el gobierno de sus pueblos, en ningún caso a ostentar las alcaldías cuando han sido una de las fuerzas con menor respaldo electoral.

Hay que cambiar la ley electoral, actualizarla, porqué no, bajar el listón al 3%, pero también hacer que el alcalde/sa sea el que encabezaba la lista más votada o, en su defecto, que para aspirar a la alcaldía el candidato haya tenido un respaldo importante de votos, un 25-30%. Seguramente a muchos les parecerá poco democrática esta propuesta, pero seguramente a muchísima más gente les gustará bastante más que el chantaje democrático que suelen ejercer algunos cuando pasan las elecciones.

Alfred Boix dijo...

Se borró un comentario firmado por " José María", así que disculpas por el error.

Alfred Boix

Marc dijo...

El artículo ha sido lo suficientemente claro y elocuente. Aplicado a la política local, espero que -aunque tarde- a alguien le pueda servir ... pero que, sobretodo, no se enfade ... tarea más complicada ésta.

sur-oeste dijo...

En el colegio de primaria no enseñaron como representar los números grandes
Las potencias de 10, estos sirven para representar a número grande y ínfimos
Todos hemos acabado siendo números.

A torró como líder de una oposición caduca y dañina así misma, representante de la inquisición, se puede expresar su equivalente en 10 exp-112 .
Al bloc, 10 exp-111.
O sea se han autodimesionado por su estúpida oposición con un índice de ínfima expresión de la verdad.
La oposición de relegada al margen izquierdo después de la coma, se debe contentar por ser un número y no un cero a la izquierda, ya que con su boca, se han situado en la expresión de la nada.
Sed un poco más civilizados y hacer oposición constructiva, y no oponerse en contra de los intereses de vuestros hijos.
Sed algo más, ganad altura por favor.

Anónimo dijo...

Al Sr. Martínez se le ocurre ahora que hay que cambiar la legislación.!Que ocurrente!.Se le ha ocurrido a usted sólo o le ha ayudado su amigo Boix.
Que listito, hay que cambiar las leyes cuando a usted le conviene. Menudo democrata es usted.

Jose Maria dijo...

Hola , en primer lugar aclarar que mi comentario que dices que se borro por error , esta entre los comentarios de la entrada anterior titulada "NO ACIERTAN NI UNA". Se agradece tu aclaracion .
Hoy viendo la retransmision por el segundo canal autonomico del partido entre el Hercules y el Gijon , era lamentable el partidismo por parte de los comentaristas de la TV a favor del Hercules . Se ve que tambien los aleccionan para hacerse las victimas y llorar hasta en los deportes . Solo ha faltado que dijera que la culpa de la derrota del hercules era de ZAPATERO.
Me daban lastima , por eso y porque debian de ir a clase y aprender a hablar en Valenciano , porque sueltan cada"ESPARDEÑA" que lo ponen a uno a temblar. Y se quedan tan a gusto , encuanto lo minimo que se le puede exigir a un profesional de la comunicacion es que hable bien la lengua en la que se expresa.
Continuara. Saludos.