domingo, 16 de septiembre de 2007

Nuevas respuestas a nuevos desafíos

«No se trata de cambiar los principios, sino de comprender el cambio que se está produciendo para que las respuestas sean nuevas». Hace ya algunos años Felipe González centraba de esta manera el debate sobre el enfoque que deberían tener las políticas de progreso a realizar por los socialistas en los comienzos del siglo XXI. Y esta afirmación creo que es válida no solo para las grandes políticas de estado, sino, muy especialmente, para las actuaciones que llevamos a cabo los que, día a día, tenemos la suerte, desde el ámbito local y municipal, de poder estar en contacto directo con nuestros ciudadanos.

Las personas que viven en Gandia nos piden, con toda razón, que, como Ayuntamiento, les prestemos cada vez más y mejores servicios. Somos los que estamos más cerca, los que mejor conocemos las necesidades de nuestros ciudadanos y es nuestra obligación, por tanto, conseguir este objetivo con la mayor eficacia posible.

Y para ello debemos dotar al Ayuntamiento de todos los instrumentos necesarios para proporcionárselos con calidad y rapidez. No debemos ni podemos excusarnos en que una piscina, una guardería, o la coparticipación del sector turístico en determinadas iniciativas de su ámbito, por ejemplo, no es posible porque la administración local no dispone de los mecanismos necesarios para llevarlas a cabo con agilidad y eficacia.

Gandia es ya una gran ciudad, en pleno proceso de crecimiento económico y social. Tenemos una organización administrativa sólida para gestionar las competencias tradicionales del Ayuntamiento, y creemos que es el momento oportuno de completarla y potenciarla mediante la creación de un conjunto de empresas públicas que, dependientes del Ayuntamiento, gestionen las iniciativas que sean de interés social y económico para el desarrollo de la ciudad.

Es por eso que hemos dado los pasos necesarios para crear una empresa de promoción económica de la que van a depender, a su vez, tres empresas encargadas de la gestión de los proyectos empresariales públicos en los campos del turismo, del deporte y de la vivienda y el urbanismo. Son instrumentos al servicio del Ayuntamiento, que, bajo su dirección, van a suponer una forma nueva de dar respuesta al viejo principio de toda política de progreso, procurar el máximo de bienestar al máximo de ciudadanos.
Este artículo de opinión lo publicó el Levante-EMV ayer sábado y me gustaría conocer vuestras opiniones. Saludos

3 comentarios:

suroeste dijo...

Buena iniciativa, buen seguimiento.

Las empresas privadas se les exigen resultados, si el ayuntamiento marca los objetivos realizables y actúa de árbitro n su cometido entonces cumple con el propósito de todos, tener una Gandía que funciona y bien gestionada.
La clave está en el control a estas empresas, que la base sea la simbiosis.

Aplaudimos las iniciativas imaginativas, aplaudimos la buena gestión.
Adelante, siempre hemos confiado en el PSOE, y sabemos que va a cumplir.
Vaticino molestias por parte de la oposición.

Estoy seguro que tenemos una oposición ineficaz, pone más zancadillas que facilidades para que los gobiernan sean ayudados en cumplir con su objetivo.

La oposición que piensa que decir no a todos es su cometido, fracasan en allanar el camino prospero para hacer de Gandía una ciudad ejemplar.

La oposición, se opone a si misma, se opone para hacerse notar, pero en Gandía no han comprendido que se premia la buena gestión y no el grito del No a todo, por esto, la oposición llevan 25 años sin merecer la confianza de los Gandienses.

Anónimo dijo...

Una empresa , puede ser más ágil a la hora de gestionar porque no tiene que ceñirse a la “burocracia” de la administración.

Pero hay que andar con ojo:
Porque el procedimiento está precisamente para garantizar los derechos de los administrados, la libre concurrencia a los concursos y contratos, garantizar la solvencia de las empresas que concurren a los mismos.
Además, al ser empresa pública, cuyos fines no son obtener beneficios, sino que son fines de interés social, no tiene un “empresario”, “dueño” que dedica todas sus horas a su empresa, controlando el gasto y el rendimiento de sus trabajadores.

Los dos formas , empresa o administración son válidas, siempre que seamos capaces de
Garantizar los derechos, planificar, priorizar, modernizar e informatizar los procedimientos, presupuestar correctamente y no gastar alegremente, controlar e implicar al personal (a tots :regidors, gerents, funcionaris i laborals).

Sin esto, empresa o administración serán burocráticas, deficitarias y no cumplirán los objetivos para los que han sido creadas.

Suso Martinez dijo...

Estoy de acuerdo con tu opinión. Basicamente, yo creo que estamos ante dos modelos de ciudad, la ciudad en positivo que estamos intentando consolidar los socialistas, dotándola de infraestructuras y medios materiales que solucionen los problemas de los ciudadanos, y la ciudad del "no permanente" que representa la derecha, el PP de Gandia, en su faceta más conservadora, esa que decimos riéndonos que lleva más de diez años en su viaje al centro y todavía le queda bastante camino.

Torró pretende que Gandia se gobierne igual que hace 30 años, o como cuando tenía la mitad de habitantes, pero a la vez alaba a la alcaldesa de Valencia, que, por cierto, también crea empresas públicas.

Esa contradicción, no obstante, no impide que cuando se la expones en público vuelvan a decir que lo que a ellos les importa es lo de Gandia, no lo de fuera.

Que sigan así, que nos va bien...