sábado, 24 de enero de 2009

QUE GANDIA NO SE PARE.


Gandia, ciudad sólida, competitiva, ambiciosa, con una capacidad comercial y empresarial muy importante. Somos motor económico de la provincia de Valencia y estamos dentro de las ciudades medianas importantes en España.


Por ello, en estos momentos de crisis, el gobierno municipal de Gandia ha tomado la iniciativa a nivel comarcal y local para impulsar los dispositivos necesarios para reactivar la economía y generar empleo tanto en la ciudad como en la comarca.


Es importante que las empresas y las administraciones públicas provoquemos y transmitamos confianza con acciones claramente arriesgadas y positivas. No estamos aquí para crear problemas ni para mirar hacia otro lado, sino para dar soluciones concretas, desde la responsabilidad, y además rápidas.


¿Cómo? Utilizando instrumentos públicos y privados disponibles con un único objetivo: que esta ciudad no se pare.


Gandia está haciendo el esfuerzo inversor más importante de su historia, ya que nuestro potencial económico así nos lo permite. Ese es nuestro objetivo, impulsar nuestra capacidad inversora para realizar proyectos de obra que reactiven económicamente las empresas y den empleo a trabajadores en estos momentos de convulsión económica. Gandia invertirá más de 100 millones de euros para llevar a cabo nuestro objetivo.


Uno de los primeros pasos importantes ha sido la celebración del Pacto Territorial por el Empleo en nuestra ciudad, hace una semanas, a iniciativa de nuestro alcalde, en el que estuvieron presentes los principales alcaldes de la comarca, sindicatos y representantes de la patronal. Es un ejemplo de predisposición para llegar a acuerdos comunes y generar dispositivos concretos con los que paliar la grave crisis económica y evitar el aumento del desempleo.


Pero en este esfuerzo local hay que resaltar los proyectos ya presentados en la ciudad.
Por su importancia emblemática el proyecto en la Plaça del Tirant, con una inversión de 8,3 millones de euros, diseñada para ser referencia cultural de la ciudad de Gandia, que finalizará en 2010, año en que se conmemora el V Centenario del nacimiento de Francisco de Borja.


El Plan de Inversión Local del Gobierno de España reportará a los Ayuntamientos unos ingresos netos que ayudarán a la creación de empleo y a paliar los efectos de la crisis. Así está siendo, mediante dicho Plan nuestra ciudad recibirá 13,7 millones de euros, cuyos proyectos han sido ya aprobados por el Ministerio y recibieron el consenso más absoluto. Muestra de ello fue el acuerdo por unanimidad a los proyectos presentados por el alcalde en el Consell de Participació Ciutadana por parte de todas las asociaciones y agentes sociales de la ciudad, al igual que el consenso entre todos los grupos políticos que conformamos el Ayuntamiento.


A los 13,7 millones de euros previstos en el Plan Zapatero se suman las obras previstas por el gobierno municipal para 2009, entre las que destacan la remodelación del eje de la Vila-Nova, el tramo inicial del Passeig de les Germanies, la inversión generada con el Proyecto Urban, con una inversión de 10 millones de euros, complementados con otros cuatro del Ayuntamiento y que servirá para lograr la regeneración económica y social de los barrios de Beniopa y Santa Anna.
A ello hay que añadir los proyectos aprobados por la empresa pública de Gandia, Iniciatives Públiques, con un presupuesto de 53,2 millones de euros, entre los que destaca el plan SOS Vivienda, iniciativa acogida ya por otras administraciones y entidades, o el Plan de vivienda Social.


Importante destacar las actuaciones de concesión de obra pública que se están y se llevarán a cabo a lo largo de la legislatura y que generarán empleo en la ciudad como son el aparcamiento de la plaza Elíptica, la piscina del Raval-Benipeixcar o la realización de las obras programadas dentro del Plan Director del Agua.


Este es el ejemplo que los grupos políticos hemos de transmitir a los ciudadanos, y que al mismo tiempo es nuestro deber, aunar esfuerzos, realizar propuestas y llegar a acuerdos para mejorar la situación de los ciudadanos de Gandia y de la comarca. Nuestra oposición, la voz unísona del PP y el Bloc, debería recapacitar, los ciudadanos se cansan con tanta crítica y ni una sola propuesta.


Luchar contra el paro con nuestra capacidad inversora es nuestro objetivo y por el que lucharemos en estos momentos difíciles.Como dijo nuestro alcalde, “muchos opinan que los ayuntamientos no tienen capacidad para reactivar la economía, pero yo no estoy de acuerdo; quizá no podamos cambiar totalmente las cosas pero sí paliar las consecuencias”.

3 comentarios:

Carlos V dijo...

LA TAREA MÁS INGRATA
La tarea más ingrata es decir la verdad a los políticos. No en manifestaciones, ruedas de prensa o artículos como éste. Lo realmente complicado es que quiénes forman el entorno más próximo a nuestros representantes, sean capaces de abstraerse del aura de sumisión respecto a ellos y les digan la simple y llana verdad.
Siempre se ha dicho que el poder amuerma. Rodeados de su camarilla de acólitos incondicionales se crea una especie de cinturón que los va haciendo más y más lejanos de aquellos que les auparon con su voto hasta la poltrona del poder.
El gran fallo de un político es no saber distinguir bien su entorno. Hay que rodearse no de los que le ayudaron con su labor desde el partido a llegar al cargo, sino de los que tengan cualidades para ser gestores eficaces y válidos.
La valía de un político reside en elegir de forma eficaz entre la camarilla de turno, esa misma que está expectante para asestar la puñalada desde sus propias filas. Un verdadero hándicap es no distinguir al político de partido del gestor; es difícil desprenderse de aquel que te acompaña a lo largo de la subida pero después muestra una total ineficacia para el día a día del político. No es cuestión ahora de citar nombres de políticos ineptos, hay casos por doquier allá donde miremos, ya sea en los ayuntamientos, en la Generalitat o en el gobierno del país.
La gente del partido está para ganar elecciones. “Vender” bien su “producto” para conseguir el apoyo ciudadano. Ése es su fin y no el bien de la comunidad. El fallo reside en querer recompensar en la administración pública aquello que nunca debiera traspasar la frontera del partido.
Viene a ser como prestigiosos cum laude que son unos cenutrios a la hora de impartir clase. Tener la carrera de Derecho no hace de uno un buen abogado, al igual que tener una licenciatura de Historia o de Filología no lo hace a uno automáticamente un buen profesor.
El político eficaz debe saber mover las fichas de forma adecuada como en una partida de ajedrez, desprenderse del lastre que todo candidato lleva en las alforjas. Pues a los únicos que debe algo, con quiénes tiene una gran deuda pendiente es para con sus votantes y ciudadanos.
Ni alcaldes ni consellers ni presidentes tienen el don de la infalibilidad, se equivocan como todo mortal. Un hombre de partido siempre le dirá lo que él quiere escuchar, no lo que ocurre en realidad. Una mentira más para seguir haciendo la pelota y hacer crecer aún más el ego del político de turno. Un buen gestor, aún a riesgo de ver peligrar su cargo, será valiente y cumplirá con su labor de decir aquello que el político no quiera escuchar. Esa es la tarea más ingrata, el problema es que muchas veces y a riesgo de perjudicar a la ciudadanía, en las instituciones públicas, abundan más los cobardes al tiempo que se arrincona a los valientes.
charlifuster.blogspot.com

Alfred Boix dijo...

Buen comentario Carlos V. No obstante, una precisión. Yo he visto de todo, buenos, malos, mediocres, pusilánimes, cobardes, valientes... de todo. Pero no me atrevería a diferenciar que su origen sea precisamente del partido o del exterior. He visto interés buenos y malos en compañer@s de partido y también en el exterior.

Otra consideración;te ayudan a ganar unas elecciones tanto la gente del partido como los ciudadanos que sin militar comparten el proyecto que uno representa y te acompañan en una campaña electoral. Ahora bien, es cierto que la dificultad radica en saber rodearse. No es nada fácil. Decía JFK que el hombre inteligente es el que se rodea de personas más inteligentes que él. Nicolás Maquiavelo también trata sobre esto en el Príncipe, Capítulo XXIII " Cuándo debe huirse de los aduladores". " No hay otro medio para preservarte del peligro de la dulación más que hacer comprender a los sujetos que te rodean que ellos no te ofenden cuando te dicen la verdad".

Coincido contigo,no es fácil acertar. Pero es parte del camino hacerlo bien.

Buena reflexión y permíteme esta incompleta matización.

Carlos V dijo...

Muy buena matización Alfres, está claro que en polítca hay de todo, como bien tu sabes. El articulo deja muchas cosas en el aire, y es que en un folio no se puede condensar todas mis reflexiones sobre politica. Ésta es un ate muy noble pues teoricamente el politico es aquel que es capaz de dar un paso al frente para aportar soluciones en vez de quedarse sencillamente en la pura llana critica. Sin mas, un cordial saludo y gracias por tus marizaciones, "tota pedra fa paret"